Motivos, ideas y trucos para tejer con lana gruesa (a pesar del calor)

Hoy vamos a contracorriente. La gente guarda la lana, y saca los algodones.

Nosotras nos venimos arriba, y con el fin de disfrutar de la lana, y de hacerlo con un método rápido, e indoloro, te dejamos unas ideas para tejer con nuestra lana rústica de dos cabos.

Los conos, que puedes encontrar en diferentes tonos naturales y con mezcla, y que además incluyen metros y gramos a un precio de lo más asequible, te permiten conocer y experimentar el tejer con una lana auténtica por diferentes motivos:

• La lana de 2 cabos es gruesa, permite grosores de aguja desde 7 mm a 10, o incluso 12. 

• Su formato en cono hace que puedas plantear 1 cono/1 proyecto, hacerlo con lana de calidad y a muy buen precio. 

• Es un acercamiento a la rusticidad, que trabajada de manera adecuada te da resultados esponjosos y muy atractivos. 

Así que aquí van nuestras ideas para tejer con Lana Rústica de 2 cabos

• 1 cono, un proyecto. Teje un cuello o bufanda con punto bobo, punto de arroz, o punto inglés. Tirar de básicos es siempre una buena idea.

•  Teje una manta, pero en vez de hacerla de principio a fin, montando puntos y avanzando en vueltas, trabaja con cuadrados independientes, o bien elige tu granny favorito y replícalo hasta completar el tamaño que deseas. 

•  Teje gorros básicos, ya sabes, elástico y punto bobo, formas un rectángulo y cierras con un pompón, podrás tejer más de uno con un cono, seguro.

•  Utiliza un cono de lana rústica para crear un muestrario de puntos e ideas para el futuro. Hazlo bonito y conviértelo en un cuaderno de trabajo.  

• Si lo tuyo es el ganchillo, prueba la técnica de afieltrado para piezas pequeñas, por ejemplo cestos, ya que los convertirás en cuenquecitos y estarán más firmes y duros. 

Te mostramos nuestra experiencia: con un cono de lana rústica hemos tejido este cuello, con cruces que, por la propia naturaleza de la lana de dos cabos, acentúa perfectamente el dibujo. 

El ahormado ha sido sencillo, sin necesidad de hacer nada agresivo y con nuestro jabón ecolavado hemos conseguido un resultado esponjoso y apetecible. 

Este tipo de proyectos aseguran que puedas tejer, y terminar, proyectos en una tarde o dos, además vienen perfectos para regalar, para cubrir el invierno y conocer nuevas experiencias a partir de una lana muy peculiar. Es un método de satisfacción tejeril. 

Por último, para que esta publicación no sea a todo riesgo, y se complete con el buen uso de la lana en verano, te dejamos una mini guía que te ayudará a tejer con lana en verano, a pesar de las altas temperaturas, sin que tengas que renunciar a este placer.

•  Cuando hace calor llevamos prendas más ligeras, evita colocarte la labor directamente sobre la piel, una sabanita suave y fresquita puede ser tu mejor compañera de aventuras tejeriles este verano. 

•  No olvides hidratarte, eso siempre, pero si tejes y te quedas absorta en tus vueltas,  acuérdate que beber también te vendrá bien. 

•  Haz descansos y retoma la labor. 

•  Teje cerca de un ventilador (o aire acondicionado), pero no dejes que se vuelen tus anotaciones o papeles, ponles peso encima.

•  Ten el material que necesitas a mano, la mejor opción es tener una bolsa de labores con tus accesorios cerca, que te permita tejer sin necesidad de levantarte cada dos por tres. 

•  No tejas con prisas, si eres de las que necesita tener sus agujas en movimiento, más vale poquito y disfrutón, que mucho y agobiarte y que acabe en abandono. 

Ahora bien, si no eres de las que se vienen arriba con las propuestas locas de las amantes de la lana, siempre puedes tejer con lana otro tipo de calidades que te permiten un disfrute más pausado, como por ejemplo La Madrilana, también en su versión DK

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

No hay productos en el carrito.