Industria textil VS emprendimiento

Tren hilado Artesanía Textil Lana

Tren hiladoWPQueremos compartir con vosotras una pequeña reflexión que tras nuestro último viaje de investigación no hemos querido dejar caer en el olvido.

Y es que nos apetecía mucho acercarnos a un pueblo del que nos habían hablado muy bien. Sonseca, es llamada villa industrial por su longeva tradición en el uso de la madera para la fabricación de muebles de calidad; por su dulce saber elaborando mazapán y también por su tradición textil.

Este pueblo de Toledo, a finales de siglo XVII contaba con más de 133 fabricantes de tejido lanero, más de 75 telares y mucho peso en la pañería nacional.

En la actualidad, la actividad textil ha virado hacia el género de punto que les ha abierto nuevas oportunidades de exportación y de creación de nuevas pequeñas y medianas empresas.

Tras visitar un par de fábricas nos dimos cuenta de que no era, en este momento, un lugar para nosotras. Confiábamos en encontrar algún reducto mucho más artesanal, pero no fue así. Grandes máquinas, diseño por ordenador, fibras sintéticas principalmente, mezclas y algodón, maquinaria muy poco adaptada a la lana en general, y sobre todo en tiradas grandísimas.

Estuvimos en una de la pocas fábricas de hilatura que quedan, charlando con Constantino. Resiste el hombre a pesar de todo. Nos contó con qué lana se trabajaba antaño y con la que se trabaja ahora. Su actual hilatura es de lana gruesa destinada principalmente para alfombras.

Allí donde fuimos, tratamos de preguntar por gente que trabajara todavía tejiendo en su casa, a mano o pequeñas empresas que conservaran un proceso mucho más artesanal. Pero nadie nos supo decir, o como suele pasar también, debido al recelo, no te quieren decir. Solamente logramos atisbar cierto esplendor y necesidad (en partes iguales) que debió existir cuando Constantino nos comentó que antes todas las mujeres tejían, y ahora la media de edad se sitúa en 70 años.

Era una visita que teníamos que hacer, y eso pone en valor otras alternativas que tenemos y vamos construyendo, pero en el viaje de vuelta a Madrid cuestionábamos el modelo de producción actual, algo que surge de manera recurrente. Y es que, en nuestra humilde opinión, una parte del modelo textil español, reducto aún de lo floreciente que fue hace unos años, nos queda claro que para cualquier empresa que esté comenzando su actividad; es imposible de alcanzar, sobre todo si se plantea un cambio en la forma de producir. Es decir, si nos planteamos adquirir materia prima en pequeñas cantidades, procesarla sin un volumen mínimo desmesurado, entre otras nuevas formas.

Esto nos lleva a un montón de preguntas que poco a poco os iremos trasladando; poniendo hoy el acento en la siguiente cuestión: Si necesitamos de nuevas iniciativas empresariales que apuesten por los emprendedores y emprendedoras del país, ¿por qué nadie piensa en crear industria para atender estas necesidades generando nuevos modelos de negocio? Se nos ocurren formas mucho más adaptadas a las necesidades actuales, con una atención mucho más detallada y que se pueda replicar en otros puntos de la geografía, reduciendo distancias y los consecuentes idas y venidas de materias primas, productos por acabar y/o acabados. Estamos convencidas de que a poco repercutiría en los precios finales de los productos y en el beneficio de cada parte implicada, además de dar alternativa a los crecientes consumidores que se cuestionan el actual modelo de consumo y buscan alternativas más responsables y éticas.

En siguientes artículos continuaremos ofreciendo reflexiones y lanzando preguntas que estaremos encantadas de debatir y esperamos que dentro de poco, poder ir resolviendo.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay productos en el carrito.