Trashumantes en Oncala

Como ya os anunciamos en el anterior artículo, dLana* nos fuimos a Oncala invitados a realizar la trashumancia, convirtiéndonos en pastores. Y además, tuvimos la oportunidad de montar un mercadillo o “showroom” lanar con varias marcas que trabajan esta materia prima y dar nuestra visión sobre la moda sostenible y las oportunidades que la lana ofrece dentro de este mundo, a través de una conferencia.

Allí hemos podido conocer a magníficas personas implicadas en el desarrollo del pueblo de Oncala y el mantenimiento de las tradiciones que han apostado por darle un aire renovado sin perder la esencia del pasado y ha sido un regalo poder vivirlo en primera persona.

Nuestro periplo como pastores comenzó el jueves pasado en Soria capital donde nos recibieron con un almuerzo bien surtido y el equipamiento para los dos días de travesía.

Allí conocimos al resto de gente con la que luego pudimos compartir un sin fin de grandes momentos, muchas risas y conocimientos varios.

[flagallery gid=2]

La Cañada Real Soriana atraviesa el centro de la ciudad de Soria y atrajo al paso del rebaño de casi 1.200 ovejas, a un gran número de personas curiosas, levantando mucha expectación entre los más pequeños que desde sus colegios aplaudían y vitoreaban a pastores y ovejas. Daba gusto ver sus sonrisas y escuchar sus gritos de alegría. Cada día distanciamos más a nuestros pequeños de los animales y la naturaleza, cuando su futuro va a depender mucho del vínculo y el cariño que aprendan sobre ella.

[flagallery gid=3]

Tras pasar el mal trago, pues hay que reconocer que nuestras amigas las ovejas se ponen nerviosas entre la gente y el asfalto, volvieron a su medio natural al entrar en la Cañada. Por nuestra parte, empezamos a asimilar y a darnos cuenta de cómo iba a ser el camino.

[flagallery gid=4]

Tras varias horas caminando y aclimatándonos al ritmo que marcaban nuestras compañeras ovinas, de lidiar con el sol y empezar a conocernos entre zagales, pastores y acompañantes llegamos a nuestra primera parada, Garray, donde aprovechamos la fresca ribera bajo el puente que alberga el encuentro entre el río Tera y el Duero para comer.

[flagallery gid=5]

En ese bonito entorno, tuvimos la suerte de ser entrevistados por RTVE para su programa Agrosfera, pues estaban cubriendo el evento.

EntrevistaAgrosferaReanudamos la marcha bajo un sol que empezaba a hacer mella en las fuerzas de humanos y animales y que nos acompañaría en el largo recorrido que nos quedaba hasta llegar a nuestro campo base donde cenaríamos y dormiríamos.

Ya nos íbamos soltando y comenzábamos a entender alguna de las artes del manejo del rebaño, incluso alguno ya se animaban a lanzar los primeros gritos y algún que otro silbido para azuzar al ganado.

[flagallery gid=6]

Nuestro paso por un encinar nos acercaba a nuestro destino, no sin antes dar de beber a nuestras compañeras en un arroyo cercano justo antes de cruzar la carretera donde nos esperaba una buena planicie, junto a campos de cultivo, para pasar la noche, tras sentarnos a cenar, charlar y disfrutar de la compañía.

[flagallery gid=7]

Tras dormir unas pocas horas en la tienda de campaña y algunas valientes al raso, nos levantamos con el sonido de los cencerros pasando por delante de nuestra tienda. Las seis y poco de la mañana, un café rápido y a emprender de nuevo el camino del que nos habían avisado, era el día más duro pues tocaba subir el puerto de Oncala, aunque se compensaría con las preciosas vistas.

[flagallery gid=8]

Después de un largo camino entre cultivos de cereales nos acercamos al único pueblo que íbamos a atravesar esa jornada, Gallinero. Allí, en un abrevadero paramos a que el rebaño se refrescara y nosotros a almorzar (sería otro de los festivales gastronómicos de este viaje, en el que los torreznos, entre otras viandas, dulces locales y buen vino no han faltado) para coger fuerzas, pues comenzaba parte del ascenso.

[flagallery gid=9]

El ascenso se hacía duro para el rebaño a medida que la altura aumentaba y la pendiente se endurecía. Eran momentos en los que el grupo de zagales se tenía que emplear a fondo para ayudar a los pastores para que las ovejas más rezagadas no perdieran el contacto con las más avanzadas. Mención aparte merece la pequeña carea, de nombre “Pochola” que incansable hacía su trabajo cuando Ricardo, su amo y pastor, se lo ordenaba.

[flagallery gid=10]

Maravillosas vistas nos acompañaban desde las alturas, cerca de los 1.700 metros, cuando empezó el pequeño descenso al campo base donde recuperaríamos de nuevo fuerzas antes de afrontar la última etapa del día.

[flagallery gid=11]

Algunas voces durante la comida vaticinaban e incluso alentaban a las nubes a dejar caer algo de lluvia para refrescar el ambiente y que nuestra particular cabaña ovina se refrescara y ascendiera el último tramo duro de manera liviana. Pero lo que no nos podíamos imaginar es  que tales ruegos se convertirían en tormenta de verano con algún que otro granizo, lo cual hizo que antes de llegar al final del ascenso calara hasta los huesos a varios de los participantes, entre ellos a nosotras. El chubasquero, como es de suponer, se había quedado en la ciudad…

[flagallery gid=12]

Lo más duro había pasado. El cansancio hacía mella y se veía en las caras de los compañeros, pero el ganado iba a buen ritmo. Y aunque la lluvia aparecía de vez en cuando, las charlas en pequeños corrillos amenizaban el final del camino que nos llevaría a nuestro destino, Oncala, donde disfrutamos de una apetecible cena y descansamos para al día siguiente dar la bienvenida al pueblo a los pastores y celebrar la fiesta de la trashumancia.

Al día siguiente dLana*, desde nuestra privilegiada situación en la primera planta del Ayuntamiento, pudimos ver la entrada del rebaño y de nuestros compañeros. Desde allí atendíamos el mercadillo lanar que tuvo gran acogida sobre todo por la tarde.

[flagallery gid=13]

Durante la mañana se sucedían diferentes actividades relacionadas con el mundo de la transformación de la lana, donde nuestro amigos de Mundo Lanar fueron los encargados de realizar varios de los procesos.

Llegó el momento de nuestra charla donde dimos pinceladas sobre sostenibilidad, afecciones al medio ambiente y por supuesto, ofrecimos alternativas reales para el cambio hacia un consumo de textiles y moda más consciente y ético; además de hablar de la lana como materia sostenible y sus posibilidades de emprendimiento dentro de diferentes sectores. Terminamos con una ronda de preguntas que tornó en un interesante, aunque breve, debate en torno a los usos y abusos del sector textil y nosotros como consumidores.

La jornada de fiesta se alargó hasta cerca de las nueve de la noche con la entrega de los diplomas a los pastores, homenajes y rifas varias.

Como no queremos alargar más este artículo vamos a ir acabando no sin antes dar las gracias por su acogida, a Martín, el joven y alegre alcalde de Oncala; Fidel, trabajador incansable y amante lugareño de su pueblo, Raquel, agente de desarrollo local de la Mancomunidad de las Tierras Altas de Soria por su apuesta por nuestra empresa, Ana de Soria Vacaciones por llevar a cabo el paquete turístico “Somos Trashumantes”. Quique, Santiago Bayón y Javier de Turinea, por esas largas, entretenidas y agradables conversaciones sobre lana, trashumancia, paños y tradiciones.Y como no a todos y cada uno de los pastores y zagales con los que allí coincidimos y pasamos esta inolvidable experiencia que nos ha acercado otro poco más al mundo trashumante y de los pastores.
Todos ellos nos animan a seguir esta senda de la lana, con futuro, con ilusión y deseando que nos lleve muy pronto de nuevo a bellas cañadas, bellas gentes y bellos paisajes de nuestra querida península.

ACTUALIZADO (22-07-2014)

Actualizamos esta entrada con el reportaje que el programa Agrosfera de RTVE realizó de la trashumancia y en el que aparecemos ya que nos entrevistaron.

Accede al vídeo pinchando: AQUí

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay productos en el carrito.